Para llegar a Asunción, el equipo y su cuerpo técnico tuvieron que atravesar el río Paraguay durante 28 horas en el barco Aquidabán, prácticamente el único medio de transporte para salir o entrar de Bahía Negra en esta temporada lluviosa. Cada pasaje cuesta G. 120 mil y, a bordo, cada plato de comida cuesta G. 15 mil.

Y es que Bahía Negra se encuentra aislada como otras comunidades del Chaco, a raíz de la inusual temporada de lluvias. Utilizar los caminos es una opción improbable desde hace algunos meses.

La primera parada de la delegación fue Vallemí, un largo viaje por agua secundado de otras varias horas por tierra en bus hasta Asunción, cuenta Estanislao Báez, presidente de la liga Bahíanegrense de Fútbol.

Los 20 jugadores del plantel, de la etnia Ishir, y cinco integrantes del cuerpo técnico se alojan en la Arenera San Antonio, en la ciudad de ese nombre, propiedad de una familia de Bahía Negra que también colabora con la alimentación del equipo. Allí duermen repartidos en dos habitaciones, algunos en camas, otros en el suelo.

El Club Puerto Diana espera su inédito debut en la Copa Paraguay, a disputarse este jueves en la cancha del 12 de Octubre de Itauguá, a las 16:00, contra el club Sol de América de Juan Manuel Frutos (Pastoreo).

Si el viaje hasta Asunción fue complicado, entrenar para el partido -probablemente más importante del club- fue aún más dramático. Las condiciones climáticas de las últimas semanas convirtieron a la única cancha de Bahía Negra en un lodazal. A pesar de ello, el equipo mantiene elevado su optimismo.

“No nos sentimos nerviosos, nos sentimos orgullosos por ganar este espacio, por el bien de nuestra juventud, para erradicar el alcoholismo, para alentar a los jóvenes para que practiquen deportes. En el Chaco, solo el fútbol es nuestra diversión”, exclamó Báez.

Un tanto nervioso, el dirigente deportivo confiesa que solo recibieron la suma de G. 8.000.000 para este encuentro deportivo, monto que, por la distancia y las condiciones del viaje, obviamente no fue suficiente. No quedó dinero para un hotel o alimentación, que están siendo cubiertos por la familia que les dio un espacio para alojarse.

Los jugadores, en caso de triunfar, no recibirán un premio por ello. “El único premio es el cupo para la Copa Sudamericana” para el campeón del torneo, enfatizó.

Resaltó la importancia de la solidaridad que recibió el club, lo que permitió que los jugadores cuenten con atuendos deportivos y equipamiento para este encuentro, pero hizo un llamado de atención sobre la necesidad de que Bahía Negra cuente con su propio estadio.

El equipo se tomó unas fotografías con el Palacio de López y su jardín de fondo antes de abordar el colectivo de la Línea 38 de regreso a San Antonio, con miras al encuentro deportivo del próximo jueves.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí