El procedimiento se desarrolló en la denominada etapa 4 del barrio San Pedro de la ciudad de Encarnación, y estuvo encabezado por la Unidad Fiscal Anti Narcóticos a cargo de la abogada Raquel Bordón, con agentes especiales de la Regional 3 Encarnación de la Secretaría Nacional Anti Drogas.

La vivienda allanada estaba a cargo de dos mujeres, identificadas como Nancy Del Carmen Lezcano, paraguaya de 36 años, con antecedentes por hurto, quien hacía unos días, abandonó el penal de Itapúa tras estar privada de su libertad por la señalada causa, y, María Marlene Villalba, de 24 años.

Ambas, son consumidoras de cocaína y marihuana, y también se presume, que la vivienda allanada, es foco de distribución y venta de estupefacientes a granel, ya que el trámite se desarrolló, tras sendas denuncias de vecinos. De hecho, la casa, queda ubicada en cercanías a una iglesia, y en la zona, también existen instituciones escolares.

Las mujeres, tenían en su poder, 0,8 granos de cocaína en su modalidad crack, distribuidas en 3 dosis, además de 4 gramos de marihuana, partidas en dos pequeñas porciones, aparentemente para la venta a interesados, quienes, según las denuncias, frecuentaban la casa allanada.

En pleno procedimiento, un joven llegó hasta el lugar, pidiendo hablar con una de las detenidas, quien sería su pareja sentimental. Al tiempo de reconocer que ambos son consumidores, mencionó que el mismo y la detenida, Nancy Del Carmen Lezcano, estaban en planes de rehacer su vida, pero, que esta intención, ahora, quedará en el intento.

Además, del poder de las mujeres, fueron incautadas varias pipas caseras, aparatos celulares y chips de distintas telefonías móviles.

Ambas mujeres, quedaron detenidas a disposición del Ministerio Público, tras el trámite que duró unas 4 horas.

Según refirieron vecinos que prefirieron el anonimato, otras viviendas del barrio San Pedro, también son puntos de venta de estupefacientes, teniendo como clientes, a adolescentes, por lo que vieron con buenos ojos este procedimiento, guardando esperanzas en que los microtraficantes sigan cayendo, para al menos tratar de evitar la sumisión ante las drogas, de adolescentes y jóvenes, que podrían ser promesas para el futuro de Itapúa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí