Al día de hoy, la publicación tiene más de 10.700.000 likes y más de 227.000 comentarios. Y no precisamente por el mensaje de agradecimiento, sino por la foto que lo acompaña, ya que muestra a una Adele muy cambiada; distinta a la que conocíamos hasta hace poco.

Sin que ella lo planteara en su posteo, la gente empezó a debatir sobre su “nuevo aspecto físico”, lo que la convirtió en tendencia a lo largo de la semana. Muchos internautas salieron a comentar que “ahora, con unos kilos menos, se ve hermosa”; mientras que otros salieron a defenderla diciendo que “ella siempre ha sido hermosa, más allá de su peso”.

También se ha comentado cómo este cambio, de alguna forma, representa un estilo de vida más saludable y, a la vez, cómo podría influir esto positivamente en las personas que padecen sobrepeso u obesidad. Sin embargo, muchas especialistas de nutrición han salido a flote para defender la idea de que ninguna dieta milagrosa es sana.

Y es que la ex entrenadora personal de la artista, Camila Goodis, había dicho en una oportunidad que los más de 40 kilos perdidos por Adele se deben a una dieta llamada Sirtfood, que consiste en ingerir sólo 1.000 calorías por día, incluye alimentos bajos en calorías como jugos verdes, frutas, chocolate amargo, etc., y con la que se puede bajar hasta 3 kilos por semana. “Está haciendo actividad física, pero en un 90% es la dieta”, mencionaba.

Sin ir muy lejos, la nutricionista argentina Agustina Murcho publicó en su cuenta (@nutricion.ag) su postura en torno a lo que generó la foto de Adele, cuestionando principalmente cómo el foco del debate se centró en el cuerpo y en los aplausos por un descenso de peso tan rápido y no en lo que de verdad hay que hablar: lo que implica esta dieta a nivel mental y físico. “Se sigue desinformando y avalando dietas de hambre que pueden traer consecuencias graves”, escribió en su perfil de Instagram.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí