Prisión domiciliaria fue la medida cedida a Dan Heber Zacarías González, que despertó enojo e impotencia en los trabajadores de dos ruedas: los delivery, quienes sufrieron una pérdida en las últimas horas del viernes.

La muerte de Edison Javier Barreto dejó un profundo vacío en sus compañeros, quienes con dolor acompañaron en caravana su féretro hasta el cementerio de Luque y exigieron justicia para el padre de familia, que se sacrificaba todas las noches para llevar el pan a casa.

El hombre de 41 años había sido arrollado por la camioneta en que iba Zacarías González sobre Cerro Corá y Rodríguez de Francia, en el barrio Centro de Luque, cuando iba al mando de su motocicleta para entregar un pedido.

“Todas las pruebas que hubo, pasó luz roja, estaba borracho. Con solo decirlo pensás que se va a ir a la cárcel y la única cosa que le va a salvar de la cárcel es la plata”, cuestionó Jhon Báez, uno de los colegas del fallecido.

“Nosotros los delivery somos más que nada todos compañeros. No tenemos un gremio pero estamos a la expectativa de cómo va a terminar esto. Ahora dependemos de los medios para que nos den una mano y que no quede impune, debe pagar con la cárcel”, dijo tajante a EXTRA Miguel Rodríguez, uno de los compañeros del finado que siguió de cerca el caso.

“Edison era un tipo de muy pocas palabras, pero fue un buen compañero, era muy laburador. Todas las personas que le conocían más dicen exactamente lo mismo sobre él. Nosotros no queremos que esto que le pasó quede impune”.

“Es el trabajo menos valorado y más arriesgado. Tenemos mucho que soportar, los demás conductores no nos respetan. Lo que pasó nos afecta a todos porque le pudo pasar a cualquiera”, agregó Báez, cuestionando que deben aguantar todo tipo de clima, entre calor, frío y lluvia, para poder solventar a sus familias.

“La verdad es que le puede pasar a cualquier compañero. Por más de que yo no le conozca (a Edison), al ser mi compañero ya es como mi familia. Nosotros nos cuidamos entre todos. Si le pasa algo a alguien, todos nos sentimos identificados”.

La fiscala del caso, Sophia Galeano, explicó que solicitó la medida de prisión domiciliaria contra el conductor debido a que el mismo fue imputado por homicidio culposo, figura que tiene una expectativa de pena de apenas cinco años. “Pedimos para evitar que haya frustración en la investigación”, explicó. Dijo que ya solicitaron imágenes de las cámaras 360 del 911 y que además cuentan con dos testigos del hecho, quienes fueron llamados por la Fiscalía para declarar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí