Los resultados de la primera fase de las pruebas se dieron a conocer recientemente e indican que la primera vacuna contra el COVID-19 que fue probada en los Estados Unidos pudo lograr niveles más elevados de anticuerpos que los originados por aquellas personas que lograron sobrevivir al virus.

Las pruebas fueron hechas en voluntarios que accedieron a que le apliquen la vacuna, comenzaron en marzo y finalizan en julio, informaron varios portales internacionales. De acuerdo a la información, la vacuna crea anticuerpos que neutralizan el virus en el cuerpo.

La dosis experimental es desarrollada por el Instituto Nacional de la Salud de EEUU (NIH, por sus siglas en inglés) y la empresa Moderna. La buena noticia es que el inmunológico fortalece el sistema, tal como se esperaba.

Para las pruebas, 45 personas de entre 18 a 25 años recibieron dos dosis de la vacuna, separadas por 28 días cada una. En cuanto a la cantidad suministrada, esta varió, pues se prepararon tres grupos y se les fue suministrado de distintas formas.

La compañía de biotecnología estadounidense Moderna anunció que su ejemplar entrará en dos semanas en la fase final de pruebas en humanos. Anticipándose a la existencia de una solución, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) informó por la tarde que trabaja para garantizar el acceso subsidiado a una futura vacuna a países vulnerables de Latinoamérica.

Moderna es el primer laboratorio que llega a la fase final de pruebas en humanos con su vacuna contra el COVID-19. El ensayo empezará el 27 de julio en Estados Unidos con 30.000 participantes, la mitad de los cuales recibirán la vacuna en dosis de 100 microgramos y la otra mitad, un placebo. Las pruebas durarán hasta el 27 de octubre.

La noticia llega en momentos en que la pandemia suma al menos 574.278 decesos y más de 13.178.180 infecciones en el mundo desde que el nuevo coronavirus fue detectado en China a fines de diciembre, según un recuento de AFP.

Las cifras son particularmente preocupantes en América Latina, que acumula 3,4 millones de casos de COVID-19 y se convirtió en la segunda región del mundo más enlutada después de Europa, con 146.735 muertes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí