El asalto domiciliario con derivación fatal, ocurrió en el barrio Barrero Guazú de Cambyretä, distante a unos 30 kilómetros de Encarnación en Itapúa. La víctima fue Cesar Osvaldo Riquelme Talavera, a quien dos delincuentes ultimaron a balazos, no sin antes, reducir a Wilma Lutz, esposa del infortunado. Tras cometer el homicidio, los delincuentes, se alzaron con una escopeta calibre 12, un rifle 22 y dinero en efectivo, cuyo monto no fue precisado.

El fallecido recibió dos disparos en la cabeza, por lo que no se descarta, que se haya tratado de un crimen, que tenía por objetivo más que un simple robo. Hasta el momento, los autores del hecho, dos personas no identificadas, se encuentran prófugas.

Según datos arrojados por investigadores, el episodio fatal sería fruto de un ajuste de cuentas, puesto que en el lugar habían otras cosas de valor que los supuestos asaltantes no se llevaron. Además, se maneja la información de que días atrás, el fallecido efectuó disparos en cercanías de un inmueble, y esto lo hizo tras recibir información de que iba a ser visitado por abigeos quienes iban a faenar animales de su propiedad. Aparentemente, César Osvaldo Riquelme Talevera, sabía quienes eran los miembros de un grupo de abigeos que operaban impunemente en la zona.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí