El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador otorgó este lunes asilo político a Morales, ante el riesgo que corre su vida en Bolivia, después de varios hechos de violencia cometidos contra él y su familia por grupos opositores.

Previo a su partida, el mandatario depuesto pidió a los bolivianos “cuidar la paz y no caer en la violencia”, mientras en las calles se reportan enfrentamientos entre seguidores del líder político y la Policía. Miles de indígenas y simpatizantes de Morales salieron a protestar este lunes contra el golpe de Estado. No obstante, los manifestantes han sido reprimidos por los cuerpos de seguridad.

El líder boliviano presentó su renuncia a la presidencia y declaró que lo hacía para que los opositores, comandados por el excandidato presidencial Carlos Mesa y el jefe del Comité Cívico de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, no persiguieran a dirigentes sindicales, dejaran de quemar casas de funcionarios públicos, y para que no continuara la política de “secuestrar y maltratar” a los familiares de los líderes indígenas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí