Según Miguel Mora, economista jefe del Banco Central del Paraguay (BCP), la restricción argentina para posición en dólares se desarrolla en un momento económico muy distinto al periodo 2011-2015, cuando también estuvo vigente el dólar paralelo o “blue”. Ya no se tienen los subsidios a productos que se registraban en esa época, y la expectativa de inflación para la Argentina es bastante alta. Por lo tanto, “a medida que se traslade esta inflación a precios, los incentivos para el contrabando irán disminuyendo”, sostuvo el economista durante la presentación del informe de inflación correspondiente a agosto último.

Al respecto, la banca matriz informó que en el octavo mes del año se registró el tercer mes deflacionario en lo que va de 2019, con una variación del -0,1%, acumulando en el periodo (enero a agosto) una variación del 1,4%.

De acuerdo al economista del BCP, de persistir la diferencia de precios con Argentina, nuestra inflación tendría un sesgo a la baja para fin de año. La expectativa de la banca matriz es cerrar este periodo con una variación del 3,7%.

El economista se refirió también a las operaciones cambiarias que se realizan al margen, principalmente en el comercio fronterizo y que podrían darse con esta nueva política de restricciones en la posición de dólares. Una de las prácticas que se dio en el pasado reciente fue la compra simulada con tarjetas de crédito.

Por otro lado, la compra directa de dólares por peso argentino, según el economista, no tendría mucha aceptación por la depreciación de la moneda argentina, a no ser por aquellos que puntualmente requieran hacerse de pesos para comprar en el vecino país.

Por otra parte, Mora estima que la restricción a los dólares en Argentina, que dará paso a una cotización paralela, podría traer ventajas a nuestro país para la captación de inversiones, como se ha visto en el periodo 2011-2015.

A su vez, José Cantero, titular del BCP, igualmente indicó que por el momento no se ve una transmisión muy cercana del “cepo argentino” en el mercado de cambios local. “Ningún país es totalmente inmune a una situación así, pero en algo que somos conscientes es en no tomar prácticas totalmente distorsivas y mercantilistas, que restrinjan la libertad económica, como lo está haciendo Argentina”, sostuvo durante una entrevista en ABC Cardinal. Si bien se espera un riesgo para el contrabando ante el incremento de la diferencia de precios, el BCP espera un control exhaustivo para el combate de prácticas que dañan el comercio local. Tampoco esperan mucha incidencia en el desempeño del producto interno bruto (PIB), que crecería por debajo del 1% este año, y con un repunte esperado de 4% para 2020.

Medida despierta temores

El Gobierno argentino sorprendió nuevamente al decretar una serie de restricciones cambiarias, buscando frenar la escalada del precio del dólar y la fuga de divisas, tras tres semanas de severas turbulencias financieras. La medida despierta viejos temores sobre disposiciones similares tomadas en el pasado, que restringieron el mercado cambiario, pero no frenaron la crisis. A la hora de comprar divisas, el monto máximo mensual para personas físicas será de US$ 10.000, y se requerirá autorización previa para las compras que superen dicho monto.

En el caso de las transferencias de fondos de cuentas al exterior, el máximo será de US$ 10.000 por persona, por mes. Tras conocerse la medida, el dólar en Argentina bajó un tanto y se mantuvo estable en 57 pesos por unidad. En el mercado local, el peso cotizó ayer al alza, en G. 110, y el dólar a G. 6.170.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí