Imagen ilustrativa.

En su informe de este miércoles la Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que la curva de fallecidos diarios baja lentamente en América, mientras en Europa se mantiene estable desde junio en torno al medio millar.

En el mundo, las muertes por COVID-19 ascendieron hoy a 966.399, mientras que los casos totalizaron 31,3 millones.

América sigue siendo la zona más afectada del planeta por el virus, con 533.000 decesos, seguida de Europa (230.000), el sur de Asia (105.000) y Oriente Medio (58.000).

Entre los países con más casos en el orbe figuran Estados Unidos, que lidera la lista con 6,7 millones, seguido en América por Brasil (4,5 millones), Perú (772.000), Colombia (770.000), México (700.000) y Argentina (640.000).

VACUNAS: AMÉRICA SE ABRAZA A LA ESPERANZA

La carrera de Gobiernos y farmacéuticas para obtener una vacuna que frene al mortal virus avanzó hoy significativamente.

«Grandes noticias», dijo en Twitter el presidente de EE.UU., Donald Trump, poco después de que se diera a conocer que la farmacéutica Janssen, de la multinacional Johnson & Johnson, comenzó uno de los ensayos más grandes del mundo para la vacuna contra la COVID-19 con 60.000 voluntarios.

Con Janssen son cuatro las vacunas que han entrado en EE.UU. en fase 3, la última antes de su aprobación definitiva y que busca probar su eficacia y seguridad.

Las otras tres farmacéuticas que han conseguido llevar sus ensayos a dicha fase son Moderna, AstraZeneca y Pfizer, esta última en colaboración con la alemana BioNTech.

El anuncio de Janssen se da un día después de que Trump pidiese a la ONU que obligue a China a «rendir cuentas» por «infectar al mundo» con la COVID-19.

«En los primeros días del virus China prohibió los viajes a nivel doméstico mientras permitía que los vuelos abandonaran China e infectaran al mundo», denunció el mandatario.

LATINOAMÉRICA TEME SEGUNDA OLA DE CONTAGIOS

A pesar del logro de la farmacéutica estadounidense, en Perú las autoridades alertaron este martes sobre una posible segunda ola de la enfermedad en América, basándose en la situación que se presenta en Europa.

«Estamos atentos a lo que ocurre en Europa. No podemos asegurar que no va a ocurrir lo mismo en el Perú u otro país de las Américas», advirtió el viceministro de Salud Pública, Luis Suárez.

Por lo anterior, Suárez dijo que las vacunas se aplicarán de manera gratuita, ya que no serán comercializadas en 2021, e indicó que los acuerdos suscritos con Pfizer y la coalición Covax Facility permitirán entregar 9,9 millones y 13 millones de dosis, respectivamente, con las que se inmunizará a 11 millones de personas con dos dosis cada una.

También, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, y el mandatario colombiano, Iván Duque, anunciaron el martes su adhesión a la plataforma COVAX Facility, impulsada por la OMS y la Alianza para la Vacunación (GAVI) con el objetivo de distribuir la vacuna.

«Este acuerdo con COVAX nos permite acelerar el desarrollo y tener más alternativas, certeza y acceso a una vacuna eficaz», aseguró Piñera en un encuentro virtual.

Por su parte, Duque manifestó que «se espera que un gran número de países, desde el enfoque del comprador, puedan tener la mayor diversificación de los riesgos y garantizar el mayor acceso oportuno y seguro a una vacuna».

En ese sentido, el Gobierno de Panamá aprobó una reserva de 20 millones de dólares para la adquisición de una vacuna «segura y eficaz» contra la enfermedad, que hasta ahora ha contagiado a 106.810 personas y matado a otras 2.272 en el país.

Panamá participa en un estudio de fase 2 para comprobar la efectividad clínica de una vacuna del laboratorio alemán CureVac, para el cual han sido considerados más de 2.200 personas como posibles candidatos a voluntarios en el ensayo.

Alguien que entienden a la perfección la urgencia de encontrar una vacuna es el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, quien señaló que se encuentra estable de salud tras contraer la COVID-19 la semana pasada.

Giammattei explicó en los canales oficiales del Gobierno que pasó una noche «terrible», con «mucho dolor de cuerpo», pero se mantiene estable y confiado de recuperarse en los próximos días.

«La medicina que me han estado poniendo por la vía intravenosa ha dado un muy buen efecto. Vamos caminando. Los médicos dicen que pasar el día 10 es un logro», dijo desde una habitación de su residencia.

EL DESEMPLEO NO DA TREGUA

Y mientras unos y otros hacen lo que pueden por hallar prontamente una cura para el coronavirus, este se cobra no solo vidas sino empleos.

Así lo dio a conocer hoy la Organización Internacional del Trabajo (OIT) al asegurar que los confinamientos y otras medidas de lucha contra la pandemia causaron en Latinoamérica una pérdida de horas de trabajo equivalentes a 80 millones de empleos en el segundo trimestre del año.

El organismo internacional prevé que los países de la región se mantengan como los más golpeados por el virus durante el tercer trimestre, en el que calcula que habrá un descenso interanual de 60 millones de empleos.

Aunque la OIT no dio información pormenorizada de cada país, sí destacó que la pérdida de horas de empleo en países como Estados Unidos o Brasil llegó al 10 por cien y en muchas naciones latinoamericanas, como México, Chile, Ecuador, Colombia y Costa Rica estuvo en la banda del 20 %.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí