En este contexto, el doctor Ernesto Paredes, director de Reumatología del IPS, resaltó la importancia de la calidad de atención que debe otorgarse a estas afecciones. Asimismo, mencionó que la población paraguaya confunde frecuentemente al traumatólogo, encargado de tratar traumas diversos, con el reumatólogo que es el profesional que se encarga del diagnóstico y tratamiento de afecciones reumáticas que afectan los huesos, articulaciones y músculos.

En cifras, el 1 a 1,5% de la población paraguaya está afectada por la Astritis reumatoide, entre el 6% y 12% está afectada por Artrosis y ese porcentaje puede ir creciendo conforme la población vaya envejeciendo y se produzca desgaste de las articulaciones. En un porcentaje similar al de la Artrosis, entre el 6% y 12%, la población se ve afectada Osteoporosis, afección relacionada en las mujeres por la menopausia que influye en la pérdida de calcio. La pérdida de calcio es lo que predispone a la fragilidad de los huesos y en situaciones más extremas desemboca en Osteoporosis.

El especialista resaltó la importancia de acudir a un médico clínico que es quien puede derivar de manera correcta a los pacientes al especialista indicado pues en gran cantidad de los casos, se asiste al reumatólogo y se saturan los servicios con consultas que no corresponden al servicio de reumatología.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí