En el taller «El Campito” de la ceramista Lutgard Van Dyck, pudieron trabajar en la creación de sus propios diseños, que finalmente se convertirán en platos de arcilla que los jóvenes llevarán de recuerdo.

Posteriormente, recorrieron la Misión Jesuítica de Santísima Trinidad del Paraná, la reducción guaraní mejor conservada en el Paraguay, donde el guía turístico de la Senatur explicó a los participantes, quién fue el arquitecto de la iglesia principal, encargado del diseño de toda la reducción, que integran la plaza Mayor, el cementerio, la huerta, y los otros edificios donde se asentaban los nativos.

Además, visitaron el Paseo de los mitos en el anfiteatro Ita Cajón, un lugar de gran valor histórico y natural, que invita a descubrir y conocer la historia. Allí pudieron observar las figuras Teyú Yagua; Mbói Tui, Moñái, Jasy Jatere, Kurupi, Ao Ao y Luisõ, talladas en madera, esculpidas en piedras, y colocadas en medio de una exuberante vegetación, al aire libre; así como el mirador ubicado en el mismo sitio, desde donde se pueden observar las Misiones Jesuíticas de Trinidad, el río Paraná, y toda la naturaleza que rodea la zona.

Ya en horas de la tarde, con la proyección de un video mapping en 3D en la Misión Jesuítica Jesús de Tavarangue, a través de la tecnología recrearon la labor evangelizadora de los padres jesuitas en el Paraguay. Y para finalizar la segunda jornada participaron del «Recorrido de luces y Sonidos en Trinidad», una travesía nocturna cultural, donde los estudiantes se transportaron al siglo de los jesuitas del siglo XVIII, observando la imponente iluminación de la Plaza Mayor y la iglesia primitiva.

Al cierre de la jornada varios de los estudiantes participantes del foro, expresaron sentirse satisfechos con los sitios visitados y todos los conocimientos adquiridos acerca del legado que han dejado los guaraníes en el país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí